domingo, 31 de enero de 2010

Corpus de inscripciones latinas de Esparragosa de la Serena

En éste apartado hemos querido recoger y exponer algunas de las distintas manifestaciones de arqueología romana de la muerte que se descubrieron hace algún tiempo en nuestro pueblo. Se tratan de lápidas o estelas funerarias del tiempo de los romanos. Muchas han sido halladas fortuítamente en los alrededores del pueblo, dispersas por el campo de su término municipal, otras en casas particulares con motivo de obras, hallándolas formando parte de muros y cimientos. Así pues, las damos a conocer, para que todos las respetemos, las valoremos y las legemos a los que vengan. Se ofrece una pequeña muestra de las mas de diez conocidas hasta el momento.

Ritos funerarios en Roma

Los ritos y costumbres funerarios tuvieron una evolución extremadamente progresiva a lo largo de la historia romana. En los tiempos más antiguos no existía un concepto totalmente definido, o claro, de que se podía esperar después de la muerte y los rituales, monumentos fúnebres y obras artísticas relacionadas a la muerte, tenían un sentido visual y de comunicar el status social del muerto que el de una significación religiosa. Luego con el pasar de los años, y los intercambios culturales con otras civilizaciones, se crearon monumentos colosales que vislumbraron al mundo. La sociedad se fue llenando de ritos y costumbres establecidas.
Si bien el culto a los muertos en la civilización romana era tan variado y tan cambiante a lo largo de sus épocas el objetivo final de este siempre fue el mismo, la inmortalidad. Ya sea por medio de que el alma, en esencia inmortal y de carácter divino, vaya al inframundo o mediante la memoria producto de la impresión al ver una colosal escultura. Algo que no deja dudas en el culto a los muertos romano.


La primera de ella se trata de una estela aparecida en los años 60 en el Regajo del Nabo, que se encuentra en el arroyo Guadalefra. Su inscripción dice lo siguiente: Herculi / Lucius Cornelius Firmillus / et / Lucius Porcius Lucanus / Augustales /(...) dedicaverunt

Se puede traducir como: A los lares agustales dedican este ara Lucio Cornelio Firmilo y Lucio Porcio Lucano










La segunda que exponemos apareció en la zona de la denominada Dehesa Boyal de las Cien Fanegas, en la parte del Toril de los Caballos, en los años 70. Su inscripción dice lo siguiente: Caius Cavius / Cai Filius Papiria Scaeva/ (...) us hic / situs / nepos sua / (...) ita / impensa / (...) II

Se puede traducir como: Cayo Cavio hijo de Cayo de la tribu papiria, aquí está, lo costea (...) su (...)





Algunas de ellas se encuentran en museos como el Arqueológico de Badajoz, otras se han perdido y sólo nos han llegado su testimonio, pero unas cuantas están custodiadas en la casa de un vecino particular del pueblo a la espera de que se acondicione un lugar para que puedan ser contempladas y aprecidas por todos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo de que en el pueblo se deberia de crear un minimuseo para exponer todas estas piezas encontradas.¿se podria saber en que casa se encuentran estas pizas?

Esparragosa de la Serena dijo...

Se encuentran en la vivienda de la persona que tuvo el interés y la buena idea de recogerlas en su día. Si no se hubiera llevado a cabo esa labor, hoy seguro que se hubieran perdido, o habrían sido fruto del mercado negro de arte. El vecino es el Sr. D. Francisco Conejero.

Anónimo dijo...

al igual que se van a recoger firmas para arreglar el polideporivo, que se recojan firmas para crear un establecimiento para exponer al publico estas piezas

Esparragosa de la Serena dijo...

Es un asunto que la administración conoce y está trabajando en esa labor. Como tenemos constancia de ello, no podemos interrumpir el curso de los acontecimientos, pues todo llegará a su debido momento. Mientras tanto las publicaciones que se hagan nos harán acercarnos a ellas. Muchas gracias por el interés demostrado.